Tratamiento de Plasma



¿Qué es?

El tratamiento de Plasma rico en plaquetas (PRP) es un procedimiento de bioestimulación dentro de los tratamientos antiedad. Se trata de un procedimiento que utiliza la propia sangre del paciente para activar la regeneración celular. Nuestro plasma tiene pequeños fragmentos de proteínas que son capaces de estimular la acción de los fibroblastos (células imprescindibles para mantener la integridad del tejido conjuntivo) y lo que el PRP hace es extraer la sangre al paciente, centrifugarla para separar las plaquetas de los glóbulos rojos, y, luego, infiltrar esas plaquetas en la zona que se desea tratar. 

¿Quiénes pueden practicarse el procedimiento?

Este tratamiento está indicado tanto para pieles maduras como para pieles jóvenes. En las pieles maduras el PRP actúa como tratamiento restitutivo, activando la regeneración de las células para la producción de colágeno y elastina. En las pieles jóvenes, el PRP actúa como tratamiento preventivo, ayudando a mantener la producción correcta de las sustancias beneficiosas para la piel. Además, este procedimiento puede ayudar a la cicatrización de la piel, a la eliminación de manchas, y a eliminar las marcas del acné (siempre y cuando no esté en estado activo). No presenta problemas de alergias o intolerancias ya que se trata de las plaquetas obtenidas de la sangre del propio paciente. 

¿Qué resultados puedo esperar del procedimiento?

Este tratamiento de Plasma rico en plaquetas ayuda a revertir los signos más comunes del envejecimiento por lo que le devuelve la luminosidad a la piel. El método de infiltración intradérmico de este tratamiento, justo en la zona donde se necesita, ayuda a que la piel recupere su volumen y firmeza, eliminando las arrugas y la flacidez. Después de realizado este tratamiento el paciente puede ver resultados a los tres días aproximadamente, aunque, alrededor de los tres meses los resultados serán óptimos. 

Proceso de consulta

Nuestros profesionales están debidamente cualificados y acreditados para realizar este tipo de procedimientos que requieren la manipulación de material biológico, como es el caso del tratamiento de plasma. El médico en la consulta examinará sus características faciales y le asesorará acerca de su tratamiento. El número de sesiones y las zonas donde necesite el tratamiento son cuestiones que debe debatir con su médico en la consulta.  

Técnica y protocolo

Este procedimiento consta de tres fases. Después de que el médico le haya examinado y haya determinado que, efectivamente, es usted un paciente viable para este tratamiento, procederá a extraerle la sangre (primera fase), preferentemente del antebrazo. En esta primera fase la técnica es la convencional de las extracciones de este tipo. En una segunda fase, una vez la sangre esté extraída, el médico procederá a centrifugarla para separar los glóbulos rojos (que se quedan debajo) y las plaquetas (que estarán en la superficie del frasco). La tercera fase corresponde a la infiltración de esas plaquetas. El médico realizará microinyecciones con el plasma centrifugado en aquellas zonas donde se quiere activar la regeneración celular del rostro.  


Recuperación y cuidados posteriores

Se trata de un procedimiento sencillo, ambulatorio, que no requiere hospitalización. El paciente puede retomar de inmediato sus actividades diarias. Sin embargo, se recomienda no realizar ejercicio físico intenso o aplicarse maquillaje en las primeras 24 horas. Se recomienda el uso de una crema solar para proteger la piel.  

Doctores

El tratamiento de plasma en nuestra clínica lo realizan los doctores Dr.M.D. y A.R.N.P, profesionales altamente cualificados con una larga lista de pacientes satisfechos.